viernes, 2 de octubre de 2015

4. ¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

¿Por que permite Dios el sufrimiento? Lee la respuesta
Dr. F. Belton Joyner Jr.*


Un niño se enferma con cáncer. Una enorme tormenta borra todo un pueblo del mapa. Un conductor ebrio impacta el costado de un autobús escolar, matando a cuatro personas e hiriendo a veinte. Relatos cotidianos de sufrimiento están a la mano si tenemos noticias del periódico o internet. La mayoría de veces podemos comprender porqué se ha producido el daño: error humano, uso dañino del medio ambiente, propagación de enfermedades, falta de visión política. Pero a veces parece no haber ningún motivo, razón, justificación, o jurado para explicar por qué se ha producido el sufrimiento.

Detrás de los hechos comprensibles y los misterios, se encuentra una pregunta básica: ¿Por qué un Dios que está a cargo del mundo permitiría que tales cosas sucedan? Los Metodistas Unidos creen que Dios creó a la humanidad con una capacidad para el libre albedrío (ver pregunta 22). Que el libre albedrío no tiene sentido si nuestras decisiones no tienen consecuencias. Nuestra libre elección del pecado, no solo rompe nuestra relación con Dios, sino también el llanto en el tejido de las relaciones humanas. Gen 3: 6-7 narra que, inmediatamente después del pecado de Adán y Eva contra Dios (su historia es nuestra historia) ellos también llegaron a separarse uno del otro y empezaron a esconderse uno del otro, detrás de hojas de higuera. (Teniendo en cuenta cuán ásperas son las hojas de higuera, yo diría que ¡ellos no hicieron una muy buena elección de sastrería!) Su pecado contra Dios conduce directamente a la ruptura entre ellos. Por lo tanto, los Metodistas Unidos entienden que cierto sufrimiento humano es debido a lo que nuestro pecado nos lleva a hacernos los unos a los otros.

Incluso después que comprendemos los sufrimientos que causamos, quedan hechos y circunstancias que parecen no tener sentido ni explicación razonable. Resulta que toda la creación se ha caído de la voluntad de Dios. Cuando Dios arregle las cosas, eso requerirá un nuevo cielo y una nueva tierra (Apoc 21: 1), esto es posible porque la reconciliación de Cristo es para toda la creación (Col 1: 19-20). Dios puede redimir el sufrimiento. El poder de la resurrección, que sobreviene a la muerte de Jesús en la cruz, revela cómo Dios puede entrar en nuestro sufrimiento y de éste traer la victoria.

Dios crea todo para ser bueno (1 Tim 4: 4). Dios no causa sufrimiento, pero lo permite como complemento de la libertad humana. La buena noticia de esto es que Dios no nos deja solos en nuestro sufrimiento, sino (como muestra la cruz) entra plenamente con nosotros en nuestros momentos de sufrimiento. De vez en cuando, vislumbramos ese reinado de Dios donde la imagen perfecta de Dios se restaura y toda la creación gime y tiene el fruto pleno del Espíritu (Rom 8: 18-23). ¡No es de extrañar que se llame esperanza!


Termina, entonces, tu nueva creación; puros y sin mancha seamos. Veamos tu gran salvación perfectamente restaurada en ti.

Otra pregunta: ¿Cómo Dios está presente con nosotros en momentos de sufrimiento?


*El Dr. F. Belton Joyner Jr. es ministro ordenado y miembro del Consejo Judicial de la Iglesia Metodista Unida. Es autor de "United Methodist Questions, United Methodist Answers: Exploring Christian Faith". Ver más acerca del libro AQUÍ.

Traducido y publicado con permiso del autor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada